Höky & Dyx'a'i, preservando su herencia

Hecho con tus manos

Deslizar hacia abajo

Amealco, tierra viva y fértil.

Cuando pensamos en Amealco, es común relacionarlo con los martes de mole de guajolote, los campos de mirasoles, las cabañas en el bosque, y por supuesto con la icónica Lelé.

Sin embargo, Amealco es más que esa superficie. Es campo, es tradición y fe; es conocimiento de la tierra, del cielo y es lo aprendido en cada nueva cosecha.

Amealco existe en cada puntada de un bordado y en cada flor recolectada. Amealco es cosmovisión, es ñhöñhö.

IMG_7781
IMG_7759
IMG_7795
IMG_7740

¡Bienvenidos!

Entre listones, música y plegarias

Höky “Hecho con mis manos” y Dyx'a'i “Para que te cures /Para que te levantes” son un grupo de artesanos indígenas otomíes que han decidido preservar sus tradiciones y su cosmovisión, al tiempo que la comparten con el mundo. Buscan mostrarle al turista, una imagen más profunda de lo que es la tierra que los vio nacer y que por generaciones ha sido hogar de sus familias, aunque cabe mencionar que, para ellos, el hogar es todo lo que está debajo de las estrellas.

Tu visita empieza con una bienvenida cálida, pero no cualquier bienvenida. La Danza de las Pastoras y la Danza del Arco se hacen presentes, haciéndote parte de ellas.

Entre llamativos trajes, y una música rítmica, entra la comitiva, para recibir a los visitantes. Danzan para para saludar, pedir, agradecer y ofrendar.

La mujer usa su o'pąni tradicional de diario, y se convierte en Pastora cuando usa su sombrero repleto de listones con flores de ojo en oropel de varios colores y su bastón. Los hombres, con su banda bordada, también se unen a la celebración, ellos con un arco que tiene la misma flor de ojo que el sombrero de la pastora; todos danzan siempre al son de un violín y un tambor.

Patrimonio que evoluciona

Estas danzas han evolucionado con los años, logrando que su significado tome más fuerza aún. La pastora se adornó para dar color, para ser una ofrenda viva y colorida, para tener una forma diferente de presentarse.

En el pasado, la Danza de las Pastoras, era llamada la Danza del bastón. Con el tiempo, al sencillo bordón con que se sigue el ritmo de la música se le sumó una cucharilla como adorno, se agregó el sombrero, y se decoró con múltiples listones. En el pasado solo usaban azul y amarillo, ahora llevan consigo una fiesta llena de colores en cada listón que honra el trabajo de generaciones.

Las flores hechas de oropel brillante y colorido, representan que a donde vayas hay un ojo que te observa.

Los listones que visten al sombrero simbolizan familia, historia y a una generación que trabajó arduamente. Para obtener cada uno de los listones, la familia ahorraba y trabajaba con empeño para poder comprar uno al año. Cada sombrero tiene 22 cintas.

A pesar del ajuar tan elaborado, la mujer indígena que lo viste no deja de ser pastora por no portarlo. Una mujer indígena, sabe leer el clima, el cielo, sabe sembrar, sabe crear… aun sin su traje ella sigue siendo pastora.

Los caminos se bendicen y nos encuentran.

La Danza del Arco es interpretada por el hombre, lo representa a él y a su rol social. Si bien su vestuario es más modesto que el de la mujer, los bordados en sus camisas están llenos de significado. Usan una franja roja también bellamente bordada, que en el pasado era un accesorio para distinguirse de los moros. Esta franja representa a los hombres indígenas, que lucharon y perecieron. Poco a poco se va rescatando esa indumentaria y su significado.

El arco está decorado también con flores de papel brillante metálico hechas de crepe y oropel. En el pasado el azul, rosa y plateado eran los colores originales, ahora, no hay límite.

Después de la danza y la explicación tan precisa de parte de los anfitriones, Silvia, Isabel y Marco bendicen el camino que nos llevó a ellos, prometiendo un reencuentro, porque ahora sin saberlo, estamos conectados.

IMG_7840
IMG_7825
IMG_7744
IMG_7752

Muñequitas patrimonio

Origen, significado e identidad

Si bien Lelé es la muñequita más popular de Amealco, no es la única. Dönxu, de un origen más prehispánico pertenece a la comunidad de San Ildefonso Tultepec. Con más de 135 años, Dönxu encarna a la mujer en todas sus estaciones del año. Era hecha originalmente con flores y hierbas recolectadas del campo, ahora se elabora con telas bordadas y estambres. Su figura erguida honra la fortaleza de la mujer ñhöñhö y a cada mujer nacida en una familia. La representa de pie, a pesar de las circunstancias.  Dönxu también lleva en sí misma a los hombres indígenas que no volvieron a casa, los lleva venerando en su cabello trenzado.

Los bordados que usa Dönxu y que también usan las mujeres y los hombres en sus ropas, tienen diferentes significados; pueden ser lo que admiran de sus hogares, como las cuevas, las montañas, las flores, las estrellas o incluso pinturas rupestres y animales como un gallo, venado, gato, etc.

Dale identidad

La artesanía tiene identidad, si no es solo una manualidad.

En Höky, una de las experiencias más bonitas y por la que los viajeros hacen camino hasta ellos, es por la posibilidad de armar tu propia muñeca Lelé.

La particularidad aquí, es que cada muñeca es distinta, original, única. Höky, se adelanta a los visitantes, y arma las bases de estas muñecas, con pieles de distintos colores: morenas, blancas, amarillas, azules y hasta moradas. Con cabellos igual de coloridos, pero también lacios o rizados.

El turista que los visita puede encontrar una con la que se identifique, apapacharla, vestirla, trenzarle el cabello de estambre con coronas de listones, flores o sombreritos.

Una muñequita hecha totalmente por estas artesanas tiene un tiempo de elaboración mínimo de 4 horas y puede extenderse hasta semanas, dependiendo del tamaño y los detalles. La experiencia que arma Höky para sus visitantes es tan solo una probadita de lo que ellas hacen, pero es suficiente para demostrarles el valor de su trabajo.

IMG_7887
IMG_7867
IMG_7875
IMG_7895 (1)

Medicina tradicional

El rescate de nuestros saberes

Además de encontrarte con Höky, en este mismo espacio coexiste Dyx'a'i.

Curar con plantas es honrar la memoria de las primeras formas de aliviar, de crear un remedio. Con las plantas se cura el Enxe (alma).

Dyx'a'i apuesta a retomar los retos de la medicina tradicional, a aprovechar los recursos que nos regala el campo, la milpa, el arroyo. Por lo mismo, no pierden la oportunidad de acercar al turista a las hierbas medicinales.

En varios recipientes muestran plantas deshidratadas ya listas para su propósito, como la caléndula, stevia, romero, rosa de castilla, manzanilla, cola de caballo, cedrón, toronjil, etc. Y se te invita a tocarlas, olerlas y triturarlas entre tus dedos, a familiarizarte con los aromas que expiden, con sus colores y sabores.

Es una forma de conocerlas y entender que cada una de ellas cumple una función distinta para nuestro cuerpo y mente.  Dyx'a'i explica las propiedades medicinales y curativas, su función en tés, pomadas, talcos y esencias de cada hoja y tallo que veas.

También abren las puertas a su taller para que veas dónde surge la magia, con manojos de manzanilla colgando del techo, estantes repletos de frasquitos, y ollas en pleno trabajo de cocción para conseguir las medicinas de esa semana. Un espacio seguro, erigido con orgullo, que poco a poco rescata y te invita a mirar con otros ojos la medicina tradicional, la medicina que nos regala las tierras de Amealco.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacto

El Bothe 13.5 Km 76883, Amealco, Qro.
448 111 8431

Ubicación

¡Conoce estos destinos!

Un ícono de Querétaro: Hotel Plaza Camelinas

Con 40 años de experiencia, el icónico Hotel Plaza Camelinas ofrece a sus huéspedes una experiencia redonda para descansar, para tener eventos sociales o reuniones de trabajo. Conócelo y sé parte de su rica historia.

Stadia Suites, libre como en casa

Disfruta de un alojamiento con todas las comodidades de estar en casa, disfruta de Stadia Suites y conoce una experiencia de confort y libertad.

Temazcal Tonatiu Iquzayampa, un baño de Rey Azteca

Una experiencia que debes vivir. Un reencuentro contigo mismo, un baño de Rey Azteca

Iniciar Sesión

Ubicación

El Bothe 13.5 Km 76883, Amealco, Qro.

Crear cuenta

[user_registration_form id="9502"]